Incendios forestales en el Hemisferio Norte

“Dixie” es uno de los incendios más grandes de la historia de California, Atenas está rodeada de fuego y en Turquía hay al menos ocho muertos.


Un voraz incendio forestal en el norte de California es ya el segundo más grande registrado en la historia del estado, dijeron las autoridades, días después de que el fuego destruyera un histórico pueblo de la fiebre del oro y obligara a la evacuación de miles de personas.


“Dixie” había crecido ayer hasta más de 463.000 acres, o 1.876 kilómetros cuadrados, y estaba contenido en un 21%, según las autoridades estatales. Sólo el incendio de agosto de 2020, fue mayor.


Hasta ayer, no se habían atribuido muertes al incendio forestal. Según la Oficina del Sheriff del Condado de Plumas, hasta el sábado por la tarde había cinco personas desaparecidas. Dos de ellas han sido declaradas a salvo, aunque las autoridades siguen trabajando para confirmarlo.


El incendio amenaza a casi 14.000 estructuras y ya ha destruido más de 400, incluido prácticamente todo el centro de Greenville, una antigua ciudad minera situada a unos 160 kilómetros al norte de Sacramento.


La causa del incendio sigue siendo objeto de investigación, pero la compañía de electricidad dio que puede haber comenzado cuando un árbol cayó sobre una de las líneas de la empresa.


En el viejo continente, el fuego también avanza sin control sobre pueblos y bosques.Las llamas arrasaron un pueblo cercano a Atenas y cientos de personas tuvieron que ser evacuadas en ferry desde la isla de Evia, al este de la capital.


El incendio del monte Parnitha, en las afueras de Atenas, obligó a evacuar a miles de personas, y los equipos de emergencia se enfrentan a vientos constantes y a altas temperaturas en su lucha por contenerlo.


Los fuertes vientos empujaron el fuego hacia la ciudad de Thrakomakedones, y varias viviendas ardieron por completo. Las autoridades ordenaron la evacuación de los residentes y hasta anoche no había informes de víctimas.


El primer ministro Kyriakos Mitsotakis, tras visitar el principal centro de control de incendios en Atenas, lo calificó como “verano de pesadilla”, y añadió que la prioridad del gobierno ha sido, ante todo, proteger las vidas humanas.


Los incendios forestales han estallado en muchas partes del país en medio de la peor ola de calor de Grecia en más de 30 años, arrasando franjas de bosque, destruyendo casas y negocios y matando animales. Las temperaturas han superado los 40 grados Celsius durante toda la semana.


A principios de esta semana, el Servicio de Vigilancia Atmosférica Copernicus (CAMS) de la Unión Europea advirtió que el Mediterráneo se ha convertido en un foco de incendios forestales con una ola de calor que produce un alto riesgo de nuevos siniestros y contaminación por humo en toda la región.


Turquía está luchando contra lo que, según el presidente Tayyip Erdogan, han sido los peores incendios forestales de su historia. Seis focos seguían ardiendo y al menos dos pueblos de la provincia suroccidental de Mugla fueron evacuados.


En Grecia, más de 700 bomberos, incluidos refuerzos de Chipre, Francia e Israel, se han desplegado en el norte de Atenas, con la ayuda del ejército y de aviones lanzaagua.


Los incendios en Evia, la segunda isla más grande de Grecia, se extienden de un extremo a otro del Golfo de Eubea, frente al Mar Egeo. (REUTERS)

0 comentarios