El calentamiento global está fuera de control

Ya tiene secuelas irreversibles, dijo la ONU en un informe demoledor. Medidas urgentes para evitar más catástrofes.


El calentamiento global es peor y más rápido de lo temido, señala el último informe de situación del panel de expertos vinculados a la Organización de Naciones Unidas (ONU) sobre el cambio climático. Y la culpa es de los seres humanos.


El planeta ya alcanzó una suba de más de 1,1º C, y empiezan a verse las consecuencias: fuegos que arrasan el oeste de Estados Unidos, Grecia y Turquía, diluvios e inundaciones en Alemania y China, temperaturas que rozan los 50º C en Canadá.


El lapidario informe, presentado ayer por el Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC, por sus siglas en inglés), considera inequívoco que la humanidad calentó la atmósfera, el océano y la tierra hasta un punto que trae riesgos de desastres sin precedentes.


A menos de tres meses de la cumbre del clima COP26 en Glasgow, Escocia, el IPCC advirtió que no hay otra opción que reducir drásticamente las emisiones de gases de efecto invernadero.


En el documento, una actualización tras ocho años del anterior, 234 científicos de 195 países coinciden en que, a menos que haya una reducción inmediata y a gran escala en las emisiones de gases de efecto invernadero, limitar el calentamiento a 1,5°C o incluso 2°C, ya no será posible.


Los dos objetivos del Acuerdo de París firmado en 2015 son limitar el aumento del calentamiento global inducido por el hombre a un nivel muy inferior a 2℃, y “proseguir los esfuerzos” para limitar el calentamiento a 1,5℃.


El secretario general de la ONU, António Guterres, “el informe de IPCC es un código rojo para la humanidad”.


Si se sigue por este camino, para 2030 (10 años antes de lo estimado), el planeta puede alcanzar el umbral de +1,5º C, lo que supone consecuencias irreversibles como la subida del nivel del mar, olas de calor, inundaciones y otros eventos extremos aumentarán de forma “sin precedentes”.


Los niveles de gases de efecto invernadero en la atmósfera son lo suficientemente elevados como para garantizar una alteración del clima durante décadas, por no decir siglos, según dijeron los científicos en un informe del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC, por sus siglas en inglés).


En otras palabras, las mortales olas de calor, los poderosos huracanes y otros fenómenos meteorológicos extremos que ya se están produciendo probablemente serán más severos.


“Las sirenas de alarma son ensordecedoras -dijo Guterres-. Este informe debe hacer sonar una campanada de fin para el carbón y los combustibles fósiles, antes de que destruyan el planeta”.


En la conferencia climática de Glasgow, la ONU intentará comprometer a los países a que adopten una acción mucho más ambiciosa, con financiamiento acorde.


A partir de más de 14.000 estudios científicos, el informe del IPCC ofrece el panorama más completo y detallado hasta la fecha de cómo el cambio climático está alterando el mundo natural, y de lo que podría ocurrir.


Hasta ahora, los compromisos de los países para reducir las emisiones han sido insuficientes para disminuir el nivel de gases de efecto invernadero acumulados en la atmósfera.


Los científicos advierten que un calentamiento de más de 1,5º C por encima de la media preindustrial podría desencadenar consecuencias catastróficas, como un calor tan intenso que haría fracasar cosechas o provocaría la muerte de las personas sólo por estar al aire libre.


El calentamiento de 1,1 grados ya detectado fue suficiente para provocar desastres. Este año, las olas de calor causaron la muerte de miles de personas en el Noroeste del Pacífico y batieron récords en todo el mundo. Los incendios forestales alimentados por el calor y la sequía están arrasando ciudades enteras en el oeste de Estados Unidos, liberando emisiones de carbono récord desde los bosques de Siberia y obligando a escapar a cientos de griegos de sus casas en ferry.


“Mientras más presionamos el sistema, hay más probabilidades de cruzar umbrales con los que no podemos predecir las consecuencias”, dijo Bob Kopp, uno de los autores del estudio. (REUTERS)

0 comentarios