El avance de los talibanes causa pánico en los civiles

Los afganos huyen de la violencia.


A medida que el grupo fundamentalista islámico talibán logra el control en el norte de Afganistán y con ello el 65% del país, miles de civiles tratan desesperadamente de huir hacia las fronteras o se refugian en sus casas. La comunidad internacional teme, ya no sólo un retroceso en el respeto a los derechos humanos, sino un desastre humanitario en toda línea, como el que arrasó con Siria.


Los combatientes talibanes reforzaron ayer su control sobre el territorio capturado, luego de tomar seis capitales de provincia en una semana, y apuntaban a Mazar-i-Sharif, la mayor ciudad del norte. Su estrategia parece ser tomar el norte y los principales cruces fronterizos, para cercar Kabul, la capital.


La Unión Europea teme que el rápido y sangriento avance de los talibanes desestabilice a toda la región, desde Líbano hasta Pakistán, con riesgo de que la escalada tras la salida de las fuerzas occidentales cause un éxodo masivo que llegue hasta Europa.


La Comisión Europea reiteró sus pedidos que se refuerce el apoyo a países vecinos, en particular a Irán y Pakistán, para que puedan absorber la salida de la población desplazada por el conflicto. Es que la violencia alcanza a todos los niveles de la sociedad.


“Solo en la primera semana de agosto atendimos a más de 4.000 heridos de guerra entre civiles y combatientes en 15 de los 82 centros de salud. Es una muestra de la intensidad de la violencia”, afirmó la portavoz de la Cruz Roja Internacional en Afganistán, Roya Musawi. En julio atendieron a casi 13.000 pacientes por lesiones relacionadas con el conflicto y es probable que este número aumente este mes a medida que se intensifican los combates en áreas densamente pobladas.


Unos 400.000 afganos fueron desplazados en los últimos meses y aumentó el número de personas que huyen a Irán en los últimos 10 días. La sensación es que nadie está salvo, pero quienes están más en peligro son las mujeres. Las familias con hijas jóvenes huyen de cualquier localidad que ven amenazada por los talibanes. El primer destino es Kabul, pero de ahí también cada vez más afganos quieren salir.


En las ciudades tomadas por los talibanes se han multiplicado las ejecuciones y las flagelaciones públicas, a las mujeres se les prohibió salir a la calle y cerraron las escuelas a donde asistían mujeres. (REUTERS)

0 comentarios