top of page

Alberto Fernández pidió defender la democracia de Brasil

El presidente repudió las acciones de bolsonaristas que ingresaron por la fuerza al Congreso, a la Corte y al Palacio presidencial y expresó su solidaridad con Lula.


El presidente Alberto Fernández expresó este domingo su repudio a la violencia ocurrida en Brasil, luego de que un grupo de bolsonaristas ingresasen por la fuerza al Congreso, a la Corte y al Palacio del Planalto. Para el jefe de Estado argentino, se trata de "un intento de golpe de Estado" contra Lula da Silva y pidió "defender la democracia" contra "los fantasmas golpistas que la derecha promueve".


Brasilia, la capital de Brasil, se transformó esta tarde en un escenario de violencia a raíz de los ataques de cientos de manifestantes del expresidente Jair Bolsonaro, quienes se enfrentaron a la Policía e invadieron las instalaciones del Poder Legislativo, para luego hacer lo propio con el edificio que alberga al Tribunal Supremo de Justicia y con el palacio presidencial.


Los manifestantes protestan contra el regreso de Lula al poder, quien derrotó a Bolsonaro en la segunda vuelta el 30 de octubre y fue investido hace una semana como nuevo presidente de Brasil.


Rápidamente, el repudio de la comunidad internacional comenzó a llegar y uno de los que se expresó fue el mandatario Alberto Fernández: "Quiero expresar mi repudio a lo que está sucediendo en Brasilia. Mi incondicional apoyo y el del pueblo argentino a Lula al frente a este intento de golpe de Estado que está enfrentando".


Además, consideró que "quienes intentan desoír la voluntad de las mayorías, atentan contra la democracia y merecen no solo la sanción legal que corresponda, sino también el rechazo absoluto de la comunidad internacional", al mismo tiempo que les envió un mensaje a los golpistas: "La democracia es el único sistema político que garantiza libertades y nos obliga a respetar el veredicto popular".


Por otro lado, como presidente protémpore de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC), hizo un llamado a los países miembros para que estén alertas ante la "inaceptable reacción antidemocrática que intenta imponerse en Brasil".


"Demostremos con firmeza y unidad nuestra total adhesión al Gobierno elegido democráticamente por los brasileños que encabeza el presidente Lula", dijo y aprovechó para remarcar que "estamos junto al pueblo brasileño para defender la democracia y no permitir el regreso de los fantasmas golpistas que la derecha promueve".


Más tarde, en entrevista con el portal brasileño Band News, el mandatario agregó: “Quiero que todo el pueblo de Brasil sepa que tiene toda mi solidaridad y la del pueblo argentino. Lamentamos profundamente lo que hemos visto y confió en que el sistema judicial de Brasil encuentre a los responsables, como dijo Lula, a quienes han financiado estas acciones y los castigue con el rigor que la ley brasilera establece”.


Además, consideró que acciones como estas pueden tener repercusiones “muy negativas”. “Por eso me expresé en mi condición de presidente de la CELAC. Nosotros no podemos ver lo que hemos visto y no reaccionar. La única reacción posible es ponernos del lado de la democracia, siendo solidarios con el gobierno que el pueblo brasilero eligió por mayoría. Hemos visto con asombro lo que el trumpismo hizo en EEUU. En aquel entonces también hice publica mi solidaridad con Biden y del mismo modo reacciono hoy”.


También dijo que Brasil "no merece este tipo de sucesos". "Es un pueblo que ha vivido en democracia, que ha avanzado en democracia y la democracia debe ser preservada", agregó.

Por otro lado, se refirió a la identificación de responsables. "Sucesos como estos no se generan de la nada. Movilizar un montón de personas, permitir el ingreso a edificios públicos que deben estar custodiados solo pueden suceder con la anuencia de parte del poder. Por eso entiendo la decisión del presidente Lula de intervenir las fuerzas de seguridad de Brasilia porque no actuaron como debían, no frenaron el avance de la gente y los ayudaron. Semejante movilización solo es posible con alguien que sostenga todo eso. Que eso se investigue y se sancione es sano para las Repúblicas", afirmó.


Sobre el final, reflexionó sobre vida en democracia y la importancia del respeto por las instituciones: "En una democracia puede haber diferencias entre los poderes. Lo que no puede haber es un levantamiento. Eso debe ser juzgado".


Las impactantes imágenes divulgadas en los medios y redes recuerdan a la violenta invasión del edificio del Capitolio en Estados Unidos en Washington, por parte de los partidarios del entonces presidente republicano Donald Trump, un aliado de Bolsonaro, para impedir la certificación del demócrata Joe Biden como vencedor de las elecciones.


"Tenemos que restablecer el orden, tras esta elección fraudulenta", dijo a un periodista de la AFP Sarah Lima, ingeniera pro-Bolsonaro de 27 años venida de Goianesia, a 300 km de Brasilia, y presente en el lugar de los hechos.


La marea de personas también irrumpió dentro del Congreso nacional, muchos ondeando banderas brasileñas en un tinte patriótico similar.


En ese edificio es donde el Senado y la Cámara de Diputados de Brasil llevan a cabo sus sesiones legislativas.


Las fuerzas de seguridad utilizaron gases lacrimógenos en un intento fallido por dispersar a los manifestantes.

0 comentarios
300x250---banners-Trancas-1.gif
bottom of page