San Martín y Alvarado empataron en cero

El Santo fue más y mereció el triunfo, pero se topó con el inspirado arquero Fernández que terminó siendo clave del empate en La Ciudadela.


San Martín inició la Primera Nacional con un resultado con sabor a poco. Empató sin goles en la Ciudadela ante Alvarado de Mar del Plata, aunque mereció terminar con tres puntos.


El equipo marplatense fue beneficiado por la mala puntería del Santo y, sobre todo, por otra notable actuación del arquero Pedro Fernández. El conjunto tucumano contó con individualidades que marcaron la diferencia. Pero ninguna fue tan decisiva como el “1” marplatense.


Marcelo Estigarribia, el faro del local, mostró sus recursos y generó las mejores situaciones de la tarde/noche. Claro que no estuvo acertado en la definición.


San Martín fue directo, mientras Alvarado intentaba salir jugando, el Santo fue un relojito en la presión y no dejó progresar al equipo marplatense, que muchas veces terminó a los pelotazos. Por esto, los tucumanos no necesitaron de una gran secuencia de pases para llegar al área. Estigarribia aportó claridad cuando se retrasó a jugar y también ganó vía aérea. Además, encontró un buen socio con el ingreso del escurridizo Emanuel Cuevas.


Pasada la media hora, Alvarado se salvó milagrosamente, con dos remates consecutivos al travesaño: uno de Santiago González de media distancia y otro de Tino Costa en el rebote. Estigarribia y Cuevas también tuvieron sus chances frente al arquero, pero definieron cruzado y desviado. Alvarado apenas inquietó cuando Navarró probó desde lejos a Ignacio Arce.


En el complemento, San Martín salió con todo. En menos de tres minutos, lo tuvieron Estigarribia y Cuevas. Alvarado se cuidó lo mejor que pudo y cuando se descuidó, sufrió más de la cuenta. Pero contó con las atajadas de Pedro Fernández, el mejor de Alvarado.


El arquero sacó una definición de Daniel González - que se había filtrado entre los defensores - y después tuvo una doble tapada enorme: voló ante un tiro libre de Cuevas y reaccionó rápido para rechazar el remate de Vella en el rebote.


El último cuarto de hora, Alvarado se quedó con uno menos por la correcta expulsión de Franco Ledesma. Sin embargo, el Santo no pudo aprovechar el hombre de más como se esperaba en el tramo final.


En tiempo agregado, el arquero marplatense se hizo gigante por última vez y le sacó del ángulo el triunfo a San Martín, luego de un cabezazo que tenía destino de red.


El Santo podrá buscar el próximo sábado los 3 puntos que se le negaron hoy, cuando visite a Estudiantes en Buenos Aires.

0 comentarios