San Martín perdió dos puntos en Quilmes

El Santo lo ganaba cómodo 2-0, pero el Cervecero se lo empató en el minuto 90.


San Martín enfrentó a Quilmes en el estadio Centenario de esa ciudad por la novena fecha de la Primera Nacional. El conjunto tucumano lo ganaba tranquilo 2 a 0 y el cervecero reaccionó cuando encontró el descuento y llegó a la igualdad sobre el cierre del partido.


Se podría decir que Quilmes salvó la ropa sobre el final y rescató un punto impensado, porque San Martín merecía los tres puntos por lo que mostró a lo largo del partido en donde dio muestras claras de buen fútbol, pero se fue masticando bronca ante la arremetida sobre el final que dejó el juego en tablas. El partido fue entretenido y parejo, solo que el conjunto de De Muner fue más peligroso que el de su par el "Chino" Benítez. Los tucumanos se mostraron más ensamblados en las ideas de su DT, con futbolistas de buen pie, comenzaron a dominar las acciones a partir de los 20 de la primera mitad y llegó a conseguir la ventaja a los 41 minutos con un tiro libre, de rastrón, de Tino Costa. El cachetazo del gol fue demasiado fuerte para Quilmes, que empezó a ver como la pelota circulaba y no la podía interceptar. El Santo crecía en el campo de juego y se hacía dueño del terreno para ampliar el marcador. En el segundo tiempo, el cervecero intentó tener mayor peso ofensivo con el ingreso de Acosta, para poner un dibujo con tres puntas definidos y un enganche. Esto le dio más espacios al ciruja, que siguió lastimando de contra y llegó al 2-0 luego de una gran jugada de Diarte que coronó con una definición entre las piernas de Perafán. Ese segundo gol le dio a San Martín una tranquilidad excesiva, el DT sacó a Tino Costa, el mejor de la cancha. Decidió darle rodaje a los relevos y terminó pagándolo caro. Si bien el partido no mostraba indicios de una reacción del anfitrión, el envión anímico llegó cuando Enzo Acosta sacó un zurdazo aislado que se desvió en el camino y descolocó a Sand para el 1-2. El punto de inflexión fue ese, ya el equipo tucumano no era el mismo, había perdonado en las que tuvo y decidió replegarse para cuidar ese gol que tenía de ventaja. Quilmes, con poco juego pero con mucho coraje, acumuló gente arriba y fue en búsqueda del milagro que llegó a los 44, cuando Machado pinchó una pelota al área que sirvió para que Pier Barrios remate, de derecha, para desatar el delirio y obtener un punto que no estaba en los planes de ninguno. Dos goles arriba es un resultado engañoso y puede terminar como anoche en Quilmes, sacando un punto que tiene olor a derrota por lo que mostró el Santo durante el partido. En la tabla quedó tercero a 4 puntos de Belgrano que es el puntero con 22 unidades.


El próximo lunes a las 21:10, San Martín recibirá a Independiente Rivadavia de Mendoza, donde buscará el triunfo para pasar el mal trago de anoche.

0 comentarios
300x250---Garantizamos-la-Tarifa-Social-1.gif