Russo se despidió en silencio de Boca

El entrenador se llevó el agradecimiento y el cariño de los hinchas a pesar del mal momento de Boca.


Fueron días de sensaciones encontradas. No obstante el cariño y el agradecimiento que le profesaron los hinchas por su calidad humana y por los éxitos deportivos que alcanzó en sus dos ciclos como técnico de Boca, la falta de respuestas que mostró el equipo frente a Estudiantes y la pobre cosecha de puntos en el inicio de la Liga Profesional (apenas cuatro de 18 posibles) consumieron el poco crédito que le quedaba a Miguel Ángel Russo. El presidente Jorge Amor Ameal había manifestado su apoyo a la continuidad del DT, pero al final pesó más la opinión del vicepresidente Juan Román Riquelme, quien de acuerdo a la dinámica de trabajo tiene la última palabra en cuestiones futbolísticas.


La dirigencia esperaba que Russo tuviera el gesto de presentar su renuncia, para evitar la incomodidad de tener que despedirlo. Sin embargo, la intención del técnico era seguir, por lo que el Consejo de Fútbol decidió dar por terminado su ciclo. “En su regreso al club tras la obtención de la Copa Libertadores de 2007, Russo acompañó el desarrollo y la inserción en Primera de juveniles y pudo sumar dos estrellas más para la institución, con la Superliga 19/20 y la Copa Maradona, por lo que se cierra una etapa laboral pero su nombre permanecerá para siempre en la historia grande xeneize. Boca le agradece el profesionalismo y compromiso que mostró a lo largo de estos 20 meses de gestión y le desea lo mejor en la continuidad de su carrera. Esta siempre será tu casa”, señaló el comunicado oficial emitido por el club.


Lo cierto es que era un final anunciado. Si bien sufrió apenas 12 derrotas en 64 partidos desde que tomó la posta de Gustavo Alfaro en enero de 2020, lo cierto es que Boca lleva tiempo sin convencer desde el juego, algo que el invicto contra River en los cuatro superclásicos que se jugaron en el año (con dos victorias por penales) ayudaron a disimular por un tiempo. El flojo rendimiento de los refuerzos, la falta de un 9 y las escasas oportunidades a juveniles que mostraron mayor nivel que algunos jugadores cuya titularidad ya no se justificaba terminaron por eyectar al DT, aunque parte de la responsabilidad también le cabe al plantel y a las malas decisiones del Consejo de Fútbol.


Ayer por la mañana, Russo dio una última vuelta por el predio de Ezeiza para despedirse de los jugadores y dar fin así a su segunda etapa en el “Xeneize”. Un final triste y silencioso para un técnico que supo cosechar alegrías.

0 comentarios
300x250---carcel-benjamin-paz-1.gif