“¿Qué querés ser cuándo seas grande?”: la desopilante respuesta de la hija de Wanda Nara

La empresaria y la pequeña de cuatro años se prestaron a un divertido juego que derivó en un ida y vuelta desopilante.


A partir de sus publicaciones e historias de Instagram, Wanda Nara suele interactuar de varias maneras con sus más de siete millones de seguidores. En algunas oportunidades, la empresaria utiliza su cuenta para mostrar diferentes momentos de su día a día. En otras, abre el juego para que sus seguidores pregunten u opinen de diferentes aspectos de su vida personal y familiar. Se sabe, lo que a otros exaspera, a Wanda le divierte y juega el juego mejor que nadie.


En esta oportunidad, lo que planteó la representante fue un juego con Isabella, la menor de sus hijas con Mauro Icardi. La pequeña de cuatro años se prestó a un ida y vuelta con su madre, en un ping pong de preguntas y respuestas típico de cualquier familia. Para empezar, nada mejor que romper el hielo con la pregunta de rigor: “¿Qué te gustaría ser cuando seas grande?”, indagó Wanda, y recibió una respuesta que la descolocó.


Después de pensarlo un rato, la hermana de Francesca, Constantino, Benedicto y Valentino respondió con una sonrisa: ”Que me den plata”. Después de un instante de silencio necesario post impacto, Wanda retó a su hija entre carcajadas. “¡Isabella!”, le espetó a la niña a modo de reto y entre risas. Al ver que la niña dudaba, su madre buscó orientarla sobre las dos opciones más habituales.


“Trabajar, estudiar”, planteó Wanda como la típica disyuntiva, pero a la niña una de las opciones no le gustó nada. “¡Estudiar no! Eso lo hacemos cuando somos chiquitos”, argumentó con la absoluta lógica de sus cuatro años. “Por eso, y cuando seas grande”, insistió la empresaria que finalmente escuchó la frase que la alivió: “Voy a trabajar...”, arrancó la pequeña. “Menos mal”, alcanzó a decir Wanda, sin imaginar lo que su hija tenía en mente: “Voy a tener muchas carteras”.


“¡No, eso no!” advirtió la empresaria que previamente había recorrido con Isabella su extensa colección de uno de sus accesorios predilectos. “¡Eso sí, eso sí!”, respondió la niña, cada vez más cerca de la cámara y con una carcajada desafiante en su rostro. Al parecer, a Wanda le surgió una competidora en el lugar menos pensado.


Más allá de estas pretensiones de diva, la pequeña no le escapa al trabajo ni al estudio. Días atrás, su madre compartió las fotos de un viaje a la casa de fin de semana que posee en las afueras de Milán. La mansión se encuentra en etapa de refacciones y la empresaria se trasladó con sus hijos para ultimar los detalles y pasar unos días al aire libre. A Wanda se la vio tomando mate en una espaciosa galería, apreciando los paisajes naturales arbolados y cruzados por un río, posando con amigas, en contacto con los animales, los chicos compartiendo un almuerzo junto a unos amigos... pero también en plena acción, refaccionando el hogar y pintando una cama junto a su hija Isabella.


Previamente, Wanda había compartido la rutina escolar en su casa durante el cierre de los colegios en París en el marco de una serie de restricciones impuestas por el gobieno. Allí, los cinco chicos aparecen concentrados en sus tareas, aprovechando cada ambiente de la casa, cada uno conectado con diferentes dispositivos. La educación a distancia fue, y sigue siendo, una de las postales de este tiempo, y sobre eso reflexionó Wanda en palabras y fotografías.

Sin dudas, Isabella es la más histriónica de los hermanos. Se ríe a carcajadas por algo que le devuelve la pantalla, mientras los cuadernos descansan a su lado. En otra, se ve una postal de la complicidad fraterna: su hermano Benedicto acompañándola en esta etapa particular del aprendizaje.


Detrás de cada imagen, había una fotógrafa, la propia Wanda, que escribió acerca de su nueva realidad, buscando empatizar con otras madres alrededor del mundo. “Y detrás de ellos me encuentro yo, sin tiempo de peinarme ni de cambiarme desde las 8 am hasta que terminan sus clases online”, escribió Wanda. “Gracias a esta pandemia, descubrí que mi paciencia y la de todas las mamás es infinita”, agregó con un emoji de cara enojada y con insultos. “Mis admiraciones y aplausos a las que tenemos este pequeño y gran titulo MAMÁS”, cerró con las manos en alto.

0 comentarios