Meghan Markle acusó a la Corona británica de racismo

En diálogo con Oprah Winfrey, la duquesa afirmó que la monarquía perpetúa falsedades sobre ella y el príncipe Harry.


La entrevista que concedieron el príncipe Harry y Meghan Markle a Oprah Winfrey se vivió como uno de los grandes eventos televisivos de los últimos tiempos. El canal CBS invirtió entre 7 y 9 millones de dólares para sentar a los duques de Sussex junto a su conductora estrella y se esperaba que ventilen los secretos mejor guardados de su vida en el Palacio de Buckingham. Y, cumpliendo con la premisa del reportaje, no se guardaron nada.


Durante este acontecimiento, solo comparable con la relevancia que obtuvo Diana de Gales cuando relató sus problemas maritales y sus conflictos personales a la BBC en 1995, la duquesa reveló por qué nunca había hablado con la prensa. “¿Estuviste en silencio o te silenciaron?”, le preguntó la conductora. “La segunda”, reconoció Markle.


“No sé cómo esperan que después de todo este tiempo todavía permanezcamos callados si la monarquía perpetúa falsedades sobre nosotros y corremos el riesgo de perder cosas. Bueno, ya se ha perdido bastante”, lanzó Meghan. Y añadió: “Es realmente liberador tener el derecho y el privilegio, en cierto modo, de decir, ‘sí, estoy preparada para hablar’”.


En el momento más impactante de la conversación, Markle aseguró que su hijo Archie había sido discriminado por la Corona. “En los últimos meses de mi embarazo me dijeron que nuestro hijo no iba a recibir seguridad. Como no le iban a dar el título de Príncipe no le daban seguridad. Nosotros no habíamos creado esa monstruosa maquinaria a nuestro alrededor, necesitaba estar seguro”, reveló. “El primer miembro de la familia real de color no recibió un título. Y se dijo que fue nuestra decisión, pero no lo fue”, agregó con indignación.


Ante estas declaraciones, Oprah fue incisiva y preguntó si este trato hacia Archie se debía a una cuestión racial. “Voy a dar una respuesta honesta: durante todos esos meses en los que nos hablaban sobre si recibiría un título también se hablaba sobre cuán oscura sería su piel”, reveló. En ese sentido, prefirió no revelar quién estaba particular preocupado por esa cuestión: “Sería muy dañino para ellos”.


El día que conoció a la Reina Isabel II


La grabación se llevó a cabo en la lujosa casa de Gayle King, la mejor amiga de Oprah, en California, y no en la casa de los Sussex como se creía en un principio. Al comienzo de la charla, Markle sorprendió al narrar su desconocimiento total acerca de la corona británica. “No hubo una gran cantidad de formalidad la primera vez que vi a su realeza, la Reina”, comentó para sorpresa de la conductora.


El día que conocí a la Reina no sabía que tenía que hacer una reverencia. Practiqué un poco en el auto, hice una reverencia muy profunda y luego simplemente nos sentamos allí y charlamos, y fue encantador y fácil”, añadió.


Su relación con Kate Middleton


Metiéndose de lleno en su relación con distintos miembros de la realeza, la duquesa se encargó de desmentir un viejo rumor acerca de su mala relación con Kate Middleton, esposa del príncipe William, duque de Cambridge. Según distintos medios, una discusión entre ambas durante el ensayo del bautismo de Archie Harrison terminó con Kate rompiendo en llanto. “Sucedió todo lo contrario. (...) Se disculpó, me trajo flores y se responsabilizó por ello”, lanzó.


Por otra parte, Markle sacó a la luz uno de sus secretos mejor guardados: se casó tres días antes de la boda oficial en el Castillo de Windsor. “Nadie lo sabe. Pero llamamos al arzobispo y le dijimos: ‘Mire, esto, este espectáculo es para el mundo, pero queremos nuestra unión entre nosotros’”, admitió.


Harry y Megan serán padres de una nena


El 14 de febrero, a más un año del “Megxit”, y ya instalados definitivamente en los Estados Unidos, los duques de Sussex anunciaron que estaban esperando su segundo hijo. Tal como se esperaba, el sexo del bebé fue revelado durante su visita a The Oprah Winfrey Show (CBS). “Es una niña”, confirmó el príncipe Harry.


Ya metido plenamente en la entrevista, dado que su esposa estuvo a solas con la conductora durante la primera hora, el príncipe agradeció el lugar que les concedió Oprah para contar su verdad.


“Estoy realmente aliviado y feliz de estar sentado acá, hablando con vos, con mi esposa junto a mi lado. Porque no puedo ni empezar a imaginarme cómo debe haber sido para ella ( en referencia a su madre, Diana de Gales), pasar por este proceso sola. Todos esos años atrás. Porque ha sido increíblemente difícil para los dos, pero al menos nos teníamos el uno al otro”, reconoció.


Por otra parte, el duque no evitó un tema que era un secreto a voces: la mala relación con su hermano William y su padre. “Charles ya no atiende mis llamadas”, admitió sobre cómo se deterioró su relación con el príncipe de Gales.


Según el Sunday Times, generalmente bien informado sobre cuestiones monárquicas, la reina Isabel II no siguió el “circo” mediático y su entorno se encontraba a la expectativa de las declaraciones de su nieto y nuera para adoptar represalias si se producían ataques personales. Incluso, la noticia que circuló en las últimas horas apuntaba que los duques podían perder sus títulos de Altezas Reales si atacaban a la institución real o se dirigían de forma ofensiva hacia Gran Bretaña.

0 comentarios