Los cambios que hizo The Crown tras la muerte de Felipe

El pasado viernes, anunciaron el fallecimiento del duque de Edimburgo y The Crown fue una de las producciones más afectadas por esta noticia.


La muerte de Felipe de Edimburgo causó conmoción en el mundo entero. Tras 70 años de servicio, convirtiéndose en el consorte más longevo, el esposo de la Reina Isabel II de Inglaterra perdió la vida a los 99 años ya que sufría graves problemas del corazón.


Nacido en Grecia como un Príncipe, Felipe de Edimburgo renunció a sus derechos para convertirse en el esposo de la entonces futura monarca de Reino Unido, país que lo acogió con los brazos abiertos. Tal es así que, tras su desaparición física, fueron decretados siete días de luto y, el próximo sábado 17 de abril se realizará su funeral, el cual contará solo con los invitados permitidos por Su Majestad.


Es por eso que, es fácil imaginar que ni Peter Morgan ni su equipo de producción de The Crown formarán parte de esa lista. La serie, creada por Morgan relata, en detalle, la vida de los integrantes de la Familia Real, algo que causó cierto malestar en todos ellos, pero en especial en el Príncipe y la soberana.


De hecho, después de su fallecimiento, los biógrafos especializados en los Windsor revelaron cómo se sentía el hijo de Alicia de Battenberg en cuanto a esta ficción. Es más, muchos de ellos le recomendaron a Morgan que empiece a cuidar la imagen del también barón de Greenwich ya que, hasta el momento, habían hecho “una representación injusta y cruel”.


Parece ser que el director escuchó a los verdaderos expertos en Felipe y tomó una decisión para la quinta temporada. Será en julio de este año cuando el elenco de The Crown vuelva al set, pero con algunas modificaciones que podrían generar más empatía en los súbditos de la Reina y su consorte.


Es que, siguiendo el orden cronológico con el que se fueron basando hasta el momento, tras la personificación de Tobías Menzies como Felipe de Edimburgo, ahora llega el turno de Jonathan Pryce. El actor se encargará de darle vida al fallecido duque al relatar la década de 1990, la cual trajo muchas turbulencias en Buckingham.


Más allá del “annus horribilis” que sucedió en 1992, Peter Morgan deberá contar cómo fue la infancia, adolescencia y siguiente adultez de los Príncipes Harry y Guillermo, incluyendo también la fatídica muerte de su madre, la Princesa Diana. Aunque, claro está, esto implica que el lugar que Felipe de Edimburgo tuvo en cuanto a la contención de sus dos nietos mayores también tendrá que ser mostrado. Es decir, veremos a un Príncipe mucho más amable de lo que ya se fue plasmando en pantalla.

0 comentarios