Inundación devastadora en Estados Unidos

Buscan a decenas de personas desaparecidas en Tennessee. Hay al menos 21 muertos.


Equipos de rescate buscaban ayer a decenas de personas que desaparecidas en Tennessee, después de que lluvias récord e inundaciones repentinas dejaron al menos 21 muertos, arrojaron autos a zanjas y arrasaron casas y edificios.


La Agencia de Gestión de Emergencias del Condado de Humphreys dijo que estaban buscando entre casas y escombros a personas desaparecidas en el área. Anoche quedaban 20 personas sin reportarse, dijo Gray Collier, portavoz de la agencia.


El gobernador de Tennessee, el republicano Bill Lee, solicitará asistencia de emergencia al gobierno federal en los próximos días, tras una evaluación inicial. “Esto se está desarrollando todavía en este momento, en una situación trágica y difícil”, dijo Lee.


Un récord de precipitaciones de hasta 43 centímetros anegó algunas áreas, provocando inundaciones masivas en la tarde y noche del sábado. Especialmente afectada fue la ciudad de Waverly, en el condado de Humphreys, a unos 88 kilómetros al oeste de Nashville.


El alcalde de Waverly, Wallace Frazier, dijo al diario “Tennessean” que los muertos en las inundaciones eran de todas las edades. El sheriff del condado de Humphreys, Chris Davis, informó que entre los muertos encontraron desde niños hasta ancianos. “The Washington Post” citó a miembros de una familia que dijeron que unos gemelos de 7 meses murieron tras ser arrebatados de los brazos de sus padres. “Hemos experimentado una devastadora pérdida de vidas en los últimos días”, dijo Grant Gillespie, jefe de policía y bomberos de Waverly. La inundación dañó la infraestructura, las escuelas, los hogares y otras instalaciones en Waverly, agregó Gillespie.


Casey Hipshire es una de las personas que perdió su casa en la inundación, según le dijo a la cadena de televisión CNN. Se despertó y descubrió que el agua estaba subiendo. “Vino tan rápido... Armé una bolsa lo más rápido que pude para todos nosotros”, dijo, refiriéndose a sí misma, a su esposo y a su hijo de 8 años. “Lo siguiente que supe es que el agua estaba en mi casa y me llegaba al pecho”. “Mi casa se desprendió de los cimientos cuando todavía estaba adentro, así que tuvimos que romper la ventana de la cocina y salir a gatas y subir al techo lo más rápido que pudimos”, dijo.


Krissy Hurley, meteoróloga coordinadora de advertencias del NWS Nashville, dijo que en pocos días llovió un tercio de la precipitación anual. (REUTERS)

0 comentarios