Australia: declararon en peligro de extinción al koala

Los esfuerzos del gobierno australiano para detener su declive a causa de los incendios, la sequía o la tala de árboles, han sido infructuosos.


Los koalas que habitan los estados de Nueva Gales del Sur, Queensland y el Territorio de la Capital Australiana han sido declarados en riesgo de extinción aceptando la recomendación del comité científico de especies amenazadas.


El koala, un símbolo mundialmente reconocido de la vida silvestre única de Australia, había sido catalogado como "vulnerable" en la costa este apenas una década antes.


"La nueva inclusión en la lista pone de manifiesto los retos a los que se enfrenta la especie", ha declarado la ministra de Medio Ambiente, Sussan Ley, en un comunicado. "Juntos podemos garantizar un futuro saludable para el koala y esta decisión jugará un papel clave en ese proceso", añade.


Aparte de ser añadidos en la lista en peligro de extinción, el gobierno planea adoptar un plan nacional de recuperación para esta especie. El plan de recuperación establece las principales amenazas para el koala y las acciones necesarias para evitar su extinción.


Los grupos ambientalistas han argumentado durante mucho tiempo que el estado de conservación del koala debería mejorar. Tres organizaciones, Humane Society International (HSI), WWF-Australia y el Fondo Internacional para el Bienestar Animal, nominaron a esta criatura para la lista de especies en peligro de extinción.


Los conservacionistas han añadido que las poblaciones de koala se habían desplomado en Australia en las últimas dos décadas, tras el colosal impacto de los incendios forestales, la limpieza de tierras, la sequía y las enfermedades, advirtiendo que ahora están más cerca de a la extinción.


La situación de los koalas es grave


Su disminución ha sido extremadamente rápida pero aún hay tiempo para salvar esta icónica especie, afirma Dermot O’Gorman, director ejecutivo de WWF-Australia a través de las redes sociales. “El estado en peligro de extinción del koala significa que ellos y los hogares del bosque deberían recibir una mayor protección bajo la ley ambiental nacional de Australia. Esto no solo protegerá al icónico animal, sino a muchas otras especies que viven junto a ellos", según WWF-Australia.


En total, la Fundación Koala informó que en 2021 había 58.000 de estos marsupiales, frente a los más de 80.000 que vivían en Australia en 2018.


Una vez que se adopte el plan de recuperación, los ministros están legalmente obligados a no tomar decisiones que sean incompatibles con él. Por desgracia, los gobiernos no tienen la obligación de implementar el plan.

0 comentarios
300x250---Construcción-Penitenciaría.gif