300x600.jpg

Va cayendo "la Banda de Damián"

Ya son 12 los integrantes de este peligroso grupo delictivo detenidos por la Policía. Estudian a sus víctimas para entrar violentamente a robar en sus casas.


En diez días, la Policía de Tucumán detuvo a 12 personas sospechosas de integrar el peligroso grupo delictivo conocido como la “Banda de Damián”. En la madrugada de este martes su sumó un nuevo detenido en el marco de medidas de allanamientos realizadas en el Barrio La Costanera, en la Capital.

Se trata de Juan Carlos Montiel, de 33 años, quien se encontraba prófugo de la Justicia y fue arrestado en una vivienda del Barrio La Costanera.

Las medidas judiciales, en la que participaron los efectivos de la División Delitos Telemáticos y Económicos, Delitos contra las Personas, Guardia de Infantería, Grupo Cero y del Sistema de Emergencias 911, fueron supervisadas por Jorge Dib, director General de Investigaciones de la Policía, y el coordinador del ECIF (Equipo Científico de Investigaciones Fiscales), Eugenio Agüero Gamboa.

Otro integrante, Cristian “Melli” Vera, de 29 años, quien también se encontraba prófugo de la Justicia se entregó junto a su abogado defensor en la mañana de este lunes en la Comisaría Cuarta. Allí quedó detenido a disposición de la Justicia.

La “Banda de Damián” había sido desbaratada por la Policía en un megaoperativo que se realizó durante la madrugada del 11 de diciembre pasado en domicilios de San Cayetano, La Costanera y Famaillá. Ese día detuvieron a su líder “Damián” y a ocho de sus integrantes. Ellos se sumaron a otro miembro de la banda que había sido detenido con anterioridad en otro procedimiento. Con las dos nuevas detenciones, ya son en total 12 los arrestados por la Policía a disposición de la Justicia para avanzar en la investigación de esta asociación ilícita, que está en manos del fiscal Pedro Gallo, de la Unidad Fiscal de Robos y Hurtos II.

Durante los múltiples allanamientos también se secuestraron 22 motocicletas, un arma de fuego, municiones, 4 autos, una camioneta, 85 teléfonos celulares, 15 televisores y una suma aproximada a un millón de pesos.

De acuerdo a los investigadores de la Policía, el modus operandi de esta banda consistía en hacer un trabajo de inteligencia de sus víctimas, al menos una semana antes de cometer el delito. Luego, ingresaban violentamente a las casas y cometían los robos a mano armada. También tienen antecedentes por el robo de vehículos de alta gama y asaltos a camioneros en las rutas.