Terroristas ciegan a una mujer por desobedecer a su padre e incorporarse a la Policía

Fue en Afganistán. La víctima y las autoridades denuncian a los talibanes como autores del ataque.


Milicias talibanes cegaron y dispararon a una mujer cerca de una comisaría en la provincia afgana central de Ghazni, supuestamente, a instancias del padre de la víctima, que se oponía a que su hija trabajara fuera de casa.


La víctima, Khatara, de 33 años, no sólo perdió la vista, sino que ha visto frustrado su sueño de hacer carrera en las fuerzas del orden, pues se había incorporado a la Policía de Ghazni como agente en el departamento de delincuencia meses antes de sufrir el ataque. 


"Quisiera haber servido en la Policía al menos un año. Si me lo hubieran hecho después, habría sido mucho menos doloroso", se lamenta Khatara.


Al parecer, el padre de Khatara se puso en contacto con los talibanes y les ordenó castigar a su hija por no acatar su voluntad y trabajar fuera de casa, según afirman la propia víctima y el portavoz de la comisaría policial de Ghazni. 


Khatara asegura haber visto muchas veces a su padre seguirla hasta la comisaría. Asimismo, lo acusa de facilitar a los talibanes su carnet de identidad para demostrar que trabajaba en la Policía, e incluso asegura que la llamó el día del ataque para localizarla. 


Según declaró el portavoz del movimiento terrorista a Reuters, los talibanes reconocen estar al tanto del caso, pero niegan su implicación, asegurando que se trata de un asunto familiar. 


La madre de Khatara la acusó de contribuir a la detención de su padre, por lo que la mujer tuvo que aislarse de su familia en Kabul, donde ahora se recupera. A pesar de las heridas, la víctima no pierde esperanza y sueña con recuperar la vista, al menos parcialmente, para poder volver a trabajar en la Policía. (Reuters)

Covid-D-200x200.gif