Proyecto de vigilancia entomológica: ¿qué son las ovitrampas?

Desde abril se lleva a cabo un proyecto de vigilancia entomológica que busca controlar la población del mosquito Aedes Aegypti en diferentes zonas de la provincia.


La Dirección General de Salud Ambiental, a cargo de Julieta Migliavacca, se presentó en el barrio Nicolás Avellaneda de Yerba Buena para la recolección semanal de las ovitrampas colocadas.


El proyecto se realiza de forma conjunta con entomólogas de la Facultad de Ciencias Naturales de la UNT, quienes acompañan en el reconocimiento de los huevos.


Migliavacca explicó que “las ovitrampas son frascos que colocamos en distintos lugares de viviendas. Las tenemos ubicadas en distintos barrios de San Miguel de Tucumán, Yerba Buena, Lules, Las Talitas y la semana que viene colocaremos en Tafí Viejo”.

Estos frascos permiten una detección temprana de la presencia de Aedes Aegypti, a través de determinar y encontrar huevos en las ovitrampas. La postura de huevos sirve como un sistema de alarma, ya que la cantidad de huevos que se encuentren en las ovitrampas, permite tener una idea de la actividad del mosquito en la zona. En ese caso se planifica estrategias para activar acciones que permitan controlar la población del Aedes.


“Ayer se retiraron las ovitrampas de la zona de Plaza Vieja en Yerba Buena, y fue la primera vez que se detectó presencia de huevos de Aedes aegypti, con lo cual vamos a realizar operativos esta semana de descacharreo y control focal para tratar de bajar la cantidad de mosquitos”, aclaró Migliavacca.


Por su parte, Leandro Medina, de la Dirección General de Salud Ambiental explicó dónde se ubican las ovitrampas en los domicilios. “Se colocan en la propiedad de una familia que nos colabora. Venimos todos los martes o miércoles y realizamos el intercambio de las ovitrampas. Éstas deben mantenerse durante 7 días y se ponen de a tres frascos siempre en el mismo lugar. Deben ser áreas sombreadas, frescas, por ejemplo abajo de la mesada, en algún rincón de la casa, en el exterior tratando siempre que esté resguardado”, detalló.


Una vez que se las retira, se las envía al Instituto Miguel Lillo, donde las biólogas retiran el papel misionero que está en el interior de la ovitrampa y evalúan si hubo postura de huevos de Aedes Aegyptis.

Asimismo, Gabriela Quintana, del Instituto Superior de Entomología de la Facultad de Ciencias Naturales de la UNT, detalló las acciones que se realizarán en los casos donde se detecten los huevos de Aedes. “Una de las estrategias que vamos a abordar en estos sitios positivos que empiezan a aparecer son las de capacitación, revisión del área, tanto de la casa como de las casas aledañas. También la gente debería hacer revisiones periódicas en sus casas para mitigar lo máximo posible la presencia de huevos en esta nueva temporada que inicia”, agregó.


Por último, Juan Manuel, vecino del barrio Nicolás Avellaneda donde se colocaron las ovitrampas, contó: “En esta zona del barrio hubo muchos casos de dengue, entonces estamos todos cooperando para controlar al mosquito”.
Covid-D-200x200.gif