Marcelo Montoya, el encargado de la salud decana

Conmebol exige a los clubes participantes de sus torneos, la presencia de un profesional médico para prevención del coronavirus.


La redonda volverá a rodar, pero el covid-19 obligará a tomar todas las precauciones necesarias para esta nueva normalidad del fútbol.


La Conmebol quiere asegurarse de que en sus torneos, la salud sea lo primero y actúa en consecuencia. La entidad madre del fútbol sudamericano creó la figura del “Responsable de la Salud” que estará destinado exclusivamente a la prevención ante el virus y será obligatoria para cada club.


Los torneos internacionales, como el que jugará Atlético desde el 28 de octubre, tienen como denominador común los viajes. El traslado de personas a larga distancia es justamente hoy (en medio de la pandemia), un riesgo que si se lo toma, debe hacerse con todos los cuidados. De eso debe encargarse el responsable de la salud. La figura tendrá su pico de actividad en los partidos en los que su equipo juegue de local, garantizando las normas sanitarias para su propio club y para el visitante.


Atlético ya designó a su representante, el doctor Marcelo Montoya, y así está cada vez más listo para su debut en la Sudamericana. El doctor es uno de los médicos que trabaja en el club hace varios años, será el responsable sanitario del “Decano” pero él mismo asegura que no estará solo. “En realidad va a ser un comité (coordinado por él) el que va a encarnar esta figura de responsable de la salud.


Las tareas son varias: sanitizar los vestuarios locales y visitantes (estos últimos en presencia de representantes del equipo) hasta tres horas antes del partido, proveer de barbijos a todas las personas de la delegación visitante, controles de temperatura, asegurarse de que los lugares a los que concurran estos estén en condiciones sanitarias correspondientes (el hotel y el estadio o cancha donde vayan a entrenar, por ejemplo) y les brinden todo lo necesario para superar la estadía de manera saludable, asegurarse de que pueda tener habitaciones individuales, facilitarles rápidos hisopados y sus consiguientes resultados ya que permanecerán 72 horas como máximo en la provincia, entre otras cosas.


Cuando sea Atlético el que viaje, recibirá este tratamiento por parte del equipo local a través de su responsable de la salud, pero el “Decano” deberá hacer su parte y llevar todo lo necesario, por ejemplo, los estudios de todos para corroborar que no están infectados, porque si cosas como estas no se cumplen, los jugadores pueden perderse partidos. Montoya informa a la comisión directiva de todas las necesidades y estos deben responder para que al club no le falte nada y pueda llevar a cabo su tarea sanitaria. Para que tanto Atlético como su rival estén sanos y salvos. Después sí, podrán jugar al fútbol.


0 vistas