Los Heat derrotaron a los Lakers y siguen dando pelea en las Finales NBA

Miami consiguió una victoria agónica en un partido infartante: 111-108 para recortar la ventaja de Los Ángeles en la serie a 3-2 y llevar la final a un sexto partido.


Miami Heat aún no baja los brazos. Fieles a lo que representan, a la cultura bien arraigada en la organización, los del sur de Florida no se rendirán hasta el último segundo de las Finales. Y toda la batalla que dieron en el quinto partido les sirvió para conseguir un triunfazo ante Los Angeles Lakers: 111-108 para achicar la diferencia en la serie a 3-2 y seguir soñando con la remontada, con Jimmy Butler como estandarte.


El equipo dirigido por Erik Spoelstra cuadró una actuación realmente sólida, con muchísima entrega, con precisión en el tiro (14-33 en triples) y con un Butler de nivel MVP: 35 puntos, 12 rebotes, 11 asistencias y 5 robos en otro de los mejores partidos que le hemos visto en su carrera, prácticamente sin descansar (47 minutos) pero no por eso no siendo clave al final, ya que consiguió anotaciones fundamentales.


Butler se sumó ahora a LeBron James en la lista de jugadores con al menos dos triple-dobles con 30 puntos anotados en la historia de las Finales de la NBA.


Así el Heat pudo sobreponerse a los Lakers en un partido en el que Miami había estado al frente casi toda la noche, llegando a tener una ventaja de 11 puntos al comienzo del último cuarto, pero en el que los dirigidos por Frank Vogel contaron con la mejor versión de LeBron James de estas Finales: 40 puntos, 13 rebotes, 7 asistencias y 3 robos con 6-9 desde el perímetro y 15-21 de campo, logrando un récord personal de triples anotados en un partido de las Finales


Anthony Davis, a pesar de enfrentar problemas físicos todo el partido desde una molestia en el tobillo en el primer cuarto que amenazó con sacarlo del encuentro, igual firmó una planilla de 28 puntos, 12 rebotes, 3 asistencias, 3 robos y 3 tapones y lo dominó a Bam Adebayo, de unos pobres 13 puntos, 4 rebotes y 4 asistencias en 38 minutos, pero el resto del reparto del Heat compensó esa batalla interior perdida por Miami.


Lo de Duncan Robinson fue una aparición explosiva. El jugador de segundo año se despachó con 26 puntos obra de un tremendo 7-13 en triples y hasta fue autor de jugadas claves en el clutch. Kendrick Nunn repuntó respecto al último encuentro y metió 14 puntos desde el banco, siendo importante en el inicio. Los suyos fueron los únicos puntos del banco de Miami, cuya otra pieza fue Andre Iguodala (buen trabajo defensivo pero 0-2 de campo). Tyler Herro y Jae Crowder, por su parte, metieron 12 y 11 puntos respectivamente


Para Miami, que le permitió muchos puntos desde la pintura (42) como al contragolpe (25) a los Lakers, fue clave la actuación desencontrada del resto de los Lakers por fuera de las súperestrellas. Apenas Kentavious Caldwell-Pope, una vez más por encima de los 15 puntos (16 con 3-8 en triples), estuvo a la altura de una noche de campeonato de forma consistente. Marcus Morris no anotó, Dwight Howard mostró su cara mala al completo y casi nada de la buena (2 puntos y 2 rebotes), Kyle Kuzma estuvo errático en ataque (3-10 de campo) y flojo en defensa, Rajon Rondo y Alex Caruso no lograron un aporte diferencial y Danny Green (8 puntos) falló un triple que podría haber sido el tiro para definir la serie.


El sexto partido de las Finales será el próximo domingo, a las 20.30 horas de Argentina.

Covid-D-200x200.gif