PUBLICIDAD 970X250.png

El Concejo no le quita presión a Alfaro por la licencia

Sin los votos suficientes, el PJ y el bussismo votaron pasar a un nuevo cuarto intermedio hasta el 14.


Las tensiones políticas que estallaron entre Concejo Deliberante de la Capital y la Intendencia se asemejan cada vez más al juego infantil del gato y el ratón: concejales manzuristas y bussistas que acechan al intendente Germán Alfaro con la intención de poder “atraparlo”, mientras que el también precandidato a senador (lista “Juntos para Construir”) hace uso de herramientas para escabullirse de sus “cazadores”.


Ayer se reanudó la sesión iniciada el viernes para insistir con el vetado proyecto de ordenanza que pretende obligar que los funcionarios municipales tomen licencia obligatoria cuando se encuentren en campaña electoral. Y el desenlace fue similar al de la semana pasada: el jefe municipal firmó un decreto para ausentarse de sus funciones (lo que el manzurismo definió como un “artilugio”); Fernando Juri se hizo cargo de la Intendencia; en consecuencia, los ediles opositores a Alfaro no lograron juntar los 12 votos necesarios para insistir con la norma; y la sesión pasó a un nuevo cuarto intermedio, esta vez hasta el martes 14 de septiembre.


Respecto a la decisión de reanudar el tratamiento luego de las elecciones primarias, David Mizrahi dijo que es para que “baje la espuma” y para que el intendente “no haga uso del juego de victimización” al que apeló el viernes. Alfaro, en tanto, consideró que es porque el manzurismo lo da como ganador de la interna de Juntos por el Cambio, por eso planea insistir tras las PASO.


Juri, quien opinó que el intendente monta un show para victimizarse, advirtió que van a insistir con la ordenanza. Aclaró que pueden realizar cuantos cuartos intermedios quisieran, pero que decidieron ser respetuosos de la ciudadanía. “Después de las PASO será un panorama político distinto”, analizó.


La Ley Orgánica de las Municipalidades (5.529), en su artículo 29, establece que si no se insistiese con la sanción de un proyecto vetado totalmente en el plazo de 15 días hábiles de su regreso al Concejo Deliberante “quedará rechazado y no podrá repetirse en las sesiones de ese año”. También fija que son necesarios dos tercios de la totalidad de los concejales para insistir con la norma.





0 comentarios