Con el nuevo esquema de flotación administrada, el dólar solidario sube $2,40

El ritmo de depreciación diario se adecuará en forma gradual a las necesidades de la coyuntura, informó el BCRA



En el primer día de vigencia del esquema de flotación administrada, el dólar solidario -que incluye el 30% del impuesto PAÍS y un 35% a cuenta de Ganancias- sube $2,40 a $135,70, ya que el minorista cotiza en promedio a $82,24 (+$1,80). A su vez, en el Banco Nación, el billete asciende a $81.


En tanto, en el segmento mayorista, la divisa avanza 70 centavos a $76,95, tal como lo había anunciado el Banco Central, previo al inicio de la rueda.


El títular del Banco Central, Miguel Pesce, le comunicó al directorio que este viernes la entidad pondrá en la apertura de mercado una postura de venta de divisas a $76,95 por dólar, lo que representa una variación de 70 centavos (0,918%) respecto del cierre de este jueves.


Según informó la entidad, esa decisión se enmarca en los nuevos lineamientos de Política Monetaria que abandona las devaluaciones uniforme e introduce mayor volatilidad, por lo que la variación de mañana no representará un patrón de comportamiento ni significa que se devaluará diariamente este porcentaje o este valor nominal.


"Abandonar el mecanismo de devaluación uniforme, otorgando mayor volatilidad y manteniendo el nivel competitivo del tipo de cambio real multilateral. En el marco de la estrategia de flotación administrada, el ritmo de depreciación diario se adecuará en forma gradual a las necesidades de la coyuntura", informó en un comunicado.


Según el BCRA, el nivel del tipo de cambio se encuentra en un nivel competitivo ya que "se ubica por encima de su promedio histórico, al tiempo que la balanza comercial acumula un importante superávit, ratificado también por el resultado positivo de la cuenta corriente del balance de pagos".


En ese marco, la entidad conducida por Miguel Pesce reafirmó la estrategia de "sostenimiento de la estabilidad del tipo de cambio real, que se considera en línea con el objetivo de acumulación de reservas internacionales".


Con ese fin, sostuvo la autoridad monetaria, el ritmo de depreciación diario se adecuará en forma gradual a las necesidades de la coyuntura, de modo de evitar efectos no deseados sobre la competitividad, los precios internos, la evolución de los activos y pasivos y la distribución del ingreso.


Nuevas medidas del Banco Central


Adecuándose a las condiciones económicas existentes, el Banco Central presentó este jueves una actualización de sus lineamientos de su política monetaria, enunciados el 27 de enero pasado, tal como había adelantado el Ministro de Economía, Martín Guzmán, en Ámbito Debate.


La autoridad monetaria indicó que “la irrupción de una pandemia sin precedentes y de duración todavía incierta, obligó a replantear las prioridades de política”. En ese contexto, la asistencia financiera del BCRA al Tesoro y el impulso al crédito se transformaron en piezas fundamentales dentro de una estrategia sanitaria y económica de emergencia que se propuso evitar que la crisis dejara tras de sí secuelas permanentes sobre una economía ya fuertemente golpeada, remarcó.


Recordó que “en el contexto de una severa crisis de endeudamiento, una macroeconomía con fuertes desbalances y ante una situación social acuciante, el país debió diseñar su estrategia de respuesta frente al Covid-19 a través de los instrumentos disponibles en una economía en emergencia y sin acceso al mercado internacional de crédito”.


En consecuencia, los principales indicadores de actividad “señalan una concentración de los efectos de la pandemia en el segundo trimestre, mientras que se observa una recuperación gradual y heterogénea de la actividad en el tercer trimestre del año”.


Luego, sostuvo que “el país encaró de manera exitosa un proceso de reestructuración de la deuda pública que se encontraba en una posición insostenible. No obstante, se ha generado en el mercado de divisas un comportamiento de expectativas que es necesario atender en lo inmediato”.


Bajo este escenario, la autoridad monetaria decidió actualizar los lineamientos de su política monetaria, centrándose en la tasa de interés y el manejo de la liquidez; el tipo de cambio; las regulaciones cambiarias; y las regulaciones de crédito:


Tasa de interés y manejo de la liquidez

En un contexto en el que se registran tensiones en el mercado de cambios, se acrecienta la relevancia de la política monetaria como instrumento de estabilización financiera y externa.

El BCRA dijo que redoblará sus esfuerzos en pos del desarrollo de instrumentos de ahorro e inversión que permitan a los argentinos obtener rendimientos positivos no solo respecto de la evolución de la inflación, sino también en relación a la evolución del tipo de cambio. En este sentido, se procurará armonizar progresivamente las tasas de referencia de los instrumentos de política monetaria, minimizando el impacto sobre el costo de esterilización.


Por otro lado, la mencionada necesidad de responder a las demandas de la pandemia ha generado un incremento importante de la liquidez. El BCRA monitorea atentamente la evolución de los agregados monetarios y actuará a través de las herramientas disponibles.

Además, en el marco de los favorables resultados obtenidos en materia de normalización de la deuda pública, el BCRA resaltó que "utilizará su capacidad de intervención a través de operaciones de mercado abierto, a los efectos de auspiciar una mayor liquidez, profundidad y transparencia de los mercados de deuda soberana, en vistas de apuntalar el comienzo de una nueva etapa en la que el mercado de capitales local asuma una importancia creciente en la estrategia de financiamiento del sector público".


BCRA política monetaria. Tipo de cambio

En la actualidad, el nivel del tipo de cambio se encuentra en un nivel competitivo, aseguro el BCRA. "El tipo de cambio real multilateral se ubica por encima de su promedio histórico, al tiempo que la balanza comercial acumula un importante superávit, ratificado también por el resultado positivo de la cuenta corriente del balance de pagos".


De ese modo, reafirmó la estrategia de "sostenimiento de la estabilidad del tipo de cambio real, que se considera en línea con el objetivo de acumulación de reservas internacionales".

En el marco de la estrategia de flotación administrada, el ritmo de depreciación diario se adecuará en forma gradual a las necesidades de la coyuntura, de modo de evitar efectos no deseados sobre la competitividad, los precios internos, la evolución de los activos y pasivos y la distribución del ingreso, sostuvo.


Regulaciones cambiarias

En un contexto signado por la escasez, las regulaciones sobre el mercado de divisas buscan evitar desequilibrios temporales que pudieran afectar la posición de reservas internacionales, dijo la entidad.


"Las mismas son un instrumento necesario para la coordinación de las decisiones individuales mientras se avanza en la mejora de la situación fiscal, externa y monetaria", expresó.


Asimismo, aseguró que "se trabajará activamente en esta coordinación durante la transición para evitar los impactos negativos sobre la actividad productiva. Se busca en el mediano plazo regulaciones macro prudenciales compatibles con la dinamización de los flujos de capitales orientados a la economía real".


Política de crédito

Por último, el BCRA subrayó que "para morigerar el impacto económico de la pandemia, puso en marcha un conjunto de instrumentos de crédito, cuyos resultados han permitido un inédito crecimiento del financiamiento a pequeñas y medianas empresas".


Así, "la normalización del nivel de actividad que comienza a evidenciarse en algunas regiones y sectores, permitirá paulatinamente reducir y focalizar los esfuerzos de asistencia crediticia a tasas reales negativas, adaptándose a las necesidades de la nueva etapa".


En medio de la renovación de la compra de u$s200 por parte de los ahorristas con el cambio de mes, el nuevo dólar solidario -que incluye el 30% del impuesto PAÍS y un 35% a cuenta de Ganancias- arrancó octubre con un avance de 30 centavos a $133,32, ya que el minorista cerró en promedio a $80,80. A su vez, en el Banco Nación, el billete sube a $80,25.


En algunos bancos de primera línea reportaron que las páginas webs de los bancos mostraron una intensa actividad de ahorristas tratando de acceder a los u$s200 máximos permitidos por el sistema, con algunas trabas circunstanciales propias del aglomeramiento de clientes.


Cabe recordar que, además, este jueves entraron en vigencia nuevas restricciones para el acceso al mercado oficial de cambios, que afectan a aquellos trabajadores que reciben, o recibieron en algún momento, parte de su salario mediante el programa de Asistencia al Trabajo y la Producción (ATP).


Muchas más personas quedaron excluidas de la operatoria, por decisión del BCRA. Las trabas incluyeron a beneficiarios de planes sociales, del ATP, a quienes no tengan ingresos declarados, y a cotitulares de cuentas en dólares no podrán comprar la divisa.


Tampoco podrán comprar dólares quienes tengan planes de financiación en cuotas de créditos personales, prendarios e hipotecarios, el saldo de la tarjeta de crédito a 12 meses o préstamos hipotecarios UVA.


Mientras tanto, el dólar mayorista subió siete centavos a $76,25, en línea con la postura fijada por el BCRA, en una rueda con interesante volumen de negocios y en la que la divisa operó con tono demandado.


Los máximos se anotaron en el arranque en $76,25, siete centavos por encima del final previo. Los pedidos de compra autorizados sostuvieron la cotización, alineándola con el valor de venta establecido por el Banco Central en su habitual postura de venta. La insuficiencia de la oferta requirió del auxilio oficial para compensar el desbalance entre oferta y demanda en el sector donde operan bancos y empresas, siempre mediante la utilización de recursos propios. El volumen operado en el segmento de contado ascendió a u$s317,346 millones.


Fuentes privadas del mercado estimaron que el saldo negativo de hoy por la actividad oficial rondó los u$s25 millones, que se suman a los entre u$s50 y u$s80 millones de la semana previa.


El último trimestre del año comenzó sin cambios en la estrategia de regulación oficial, que mantuvo el ritmo de deslizamiento del tipo de cambio mayorista de las últimas semanas. Hasta hoy el ajuste del precio del dólar es de 40 centavos y todo indica que la semana cerrará con una suba similar al de la semana anterior.


"El escenario de escasez de divisas se mantiene en los últimos días y, a pesar de las mayores restricciones impuestas para acceder a la operatoria con divisas, es necesaria la intervención del Banco Central para compensar el faltante, una situación que deriva en pérdidas continuas de recursos líquidos de la autoridad de control".


Cabe recordar que en septiembre la entidad monetaria debió desprenderse de unos u$s1.615 millones de sus reservas, dijeron operadores, más que los 1.279 millones en agosto y los 568 millones en julio, para quedarse con reservas líquidas por debajo de los 10.000 millones, según datos privados.


En este marco, las Reservas Brutas Internacionales retrocedieron apenas u$s11 millones hasta los u$s41.370 millones. Durante el noveno mes del año habían acusado una sangría de u$s1.461 millones.


Dólar bursátil

El dólar Contado con Liquidación subió apenas 24 centavos a $145,89, tras retroceder casi 3% en la víspera, con lo que la brecha con el dólar oficial se ubicó en el 91,3%. Con una calma similar, el dólar MEP avanzó 25 centavos hasta ubicarse a $139,04, por lo que el spread con el oficial culminó la jornada en el 82,3%.


En el acumulado de septiembre el CCL registró una fuerte suba de casi 16%, lo que se tradujo un salto de la brecha, que superó el 90%, como reacción a las mayores restricciones cambiarias sobre las empresas y las personas. Mientras que el dólar Bolsa finalizó el mes con spread frente al mayorista del 82,2%. Durante septiembre, acumuló un alza de 14,2%.


El malhumor del mercado se acrecentó luego de que el Banco Central (BCRA) ahondara a mitad de mes las restricciones al acceso a la plaza de cambios con el fin de salvaguardar sus escasas reservas, algo que no ocurrió en los hechos, ya que las tenencias internacionales continuaron en caída.


Dólar blue

Bajo un contexto de limitadas operaciones, el dólar blue subió $1 a $147 para la venta, su nivel máximo ya tocado la semana pasada, según un relevamiento de Ámbito en cuevas de la city porteña.


De esta manera, la brecha con el oficial mayorista se ubicó en el 92,8%, tras haber tocado el jueves pasado el 94% (cuanto el paralelo trepó a su máximo de $147). Recordemos que en mayo pasado el spread cambiario había alcanzado un nivel de 104%.


El billete informal acumuló en el mes una suba de $11 (+8,1%), la mayor desde abril pasado, cuando se había disparado $34,50 (+41,3%).


La fuerte suba mensual de septiembre está vinculada con las medidas lanzadas por el Banco Central, la AFIP, y la CNV a mediados de mes para desalentar la demanda de dólares en el mercado oficial.


La mayoría de los analistas sostiene que estas medidas no son sostenibles en el largo plazo ya que las expectativas de devaluación siguen latentes, pero las posibilidades de acceder al mercado oficial son menores.



Covid-D-200x200.gif