Colombia: son 205 los líderes sociales asesinados en 2020

A los crímenes contra defensores de derechos humanos se suman 50 masacres en lo que va del año, con víctimas civiles.


El asesinato de Juan Pablo Prado, líder indígena del Pueblo Coconuco, en el Cauca, que llevaba 12 años como docente en el Pueblo de los Awa, es el último crimen contra líderes sociales en Colombia.


El Consejo Regional Indígena del Cauca (CRIC) explicó que Prado fue asesinado el viernes, con tres disparos efectuados por personas no identificadas. El crimen ocurrió en el resguardo de Piguambi Palangala, Corregimiento de Llorente, municipio Tumaco, departamento de Nariño, en el oeste de Colombia.


Ante las amenazas que ya venía recibiendo, el dirigente indígena había solicitado que intervenga la Unidad Nacional de Protección, pero nunca recibió el amparo, denunció el CRIC.


Con este nuevo homicidio son 14 los miembros de la comunidad indígena de la región asesinados en lo que va del año, y suman 205 en total los asesinatos de líderes sociales de Colombia en 2020.


El país viene sufriendo una escalada de violencia de la que son víctimas personas de sectores populares, sin vinculación con el crimen organizado, milicias guerrilleras o paramilitares.


El Instituto de Estudios para el Desarrollo y la Paz (Indepaz) cifró en 50 el número de masacres ocurridas en Colombia en lo que de año, en las que han sido asesinadas cerca de 200 personas.


Según su último informe, el departamento más afectado por las masacres ha sido Antioquia, con 11, y Nariño, con ocho. El mes más violento hasta el momento ha sido agosto, con una docena de masacres, que dejaron 58 muertos.


Este fin de semana, hubo otras ocho víctimas en varios puntos del país, donde organizaciones armadas se disputan las rentas del narcotráfico y los cultivos ilícitos dejados tras el desarme de la guerrilla de las FARC.


Los cuerpos de tres personas fueron encontrados con las manos atadas a la espalda y varios impactos de arma de fuego, en el municipio de El Tambo, departamento de Cauca, en el oeste de Colombia, una de las regiones más conflictivas del país y que en las últimas semanas ha registrado varias masacres, la última el 22 de agosto.


Según fuentes de la comunidad, las víctimas fueron llevadas en una camioneta al lugar donde los mataron. Otro cuerpo hallado por la comunidad podría estar relacionado con el triple crimen.


Ayer, cinco miembros de una misma familia, dos de ellos menores de edad, fueron hallados muertos en la ciudad de Tunja, en el centro de Colombia. La familia vivía en el barrio de El Consuelo de Tunja, capital del departamento de Boyacá, en el centro de Colombia.


La Policía Metropolitana de Tunja informó que los cuerpos no tenían signos de violencia ni señales que apunten a un asalto. El hombre fue hallado en el primer piso y sus hijos -un niño de 9 años y una niña de 6- yacían sin vida en sus camas, al igual que la madre del hombre. La madre de los niños estaba en el sofá.


Indepaz informó que el departamento del Cauca encabeza la lista de crímenes contra defensores de Derechos Humanos. Ya suman 64, con el asesinato de Prado, reconocido por su liderazgo en las movilizaciones indígenas en el Cauca.