Atlético no pudo con Independiente y cayó por la mínima

En el regreso a la actividad, el Decano perdió 1-0 en Avellaneda por los 16avos de final de la Copa Sudamericana, pero quedó bien parado para la revancha.


Atlético cayó hoy 1-0 en Avellaneda frente a Independiente, en la ida del duelo entre equipos argentinos que propone la Segunda Fase de la Copa Sudamericana, por lo que el Rojo vendrá con una mínima ventaja a la revancha en el Jardín de la República.


Fue, para ambos, la reanudación de la actividad oficial, después de siete meses de receso por la pandemia de Coronavirus.


El partido comenzó bien para el conjunto de Zielinski que salió enchufado a jugar y llevo la batuta los primeros 10 minutos del partido. Lentamente, ese énfasis del inicio se fue diluyendo y el elenco de Pusineri empezó a tener más control pero sin lastimar al Decano.


Cuando poco y nada pasaba en el partido, Yonathan Cabral derribó en su área a Federico Martínez, uno de los refuerzos del Rojo, y el árbitro uruguayo Christian Ferreyra sancionó penal. A los 26 minutos, Silvio Romero lo transformó en gol y abrió el marcador.


A partir de ahí, el Decano fue decidido en busca del empate y tuvo dos muy clarasque no pudo concretar. A los 31, Sebastián Sosa se lució con una enorme atajada ante un remate de Lucas Melano. Luego, a los 43, Javier Toledo recibió un pase de taco de Augusto Lotti y, de frente al arco, definió alto.


Todo se volcó definitivamente en favor del local a los 3 minutos del segundo período, cuando Carrera vio la tarjeta roja. Cinco minutos más tarde, Cristian Lucchetti voló para sacarle el segundo a Silvio Romero.


De todos modos, Atlético no se rindió. A los 10, Sosa, de gran presentación, volvió a ahogarle el grito a Melano tras un disparo que logró desviar tras un complicado pique.


Luchetti volvió a hacerse grande a los 20, cuando desactivó una bomba envenenada lanzada desde el pie derecho de Jonathan Menéndez.


Alan Velasco, la promesa que puso el Rojo en el campo, estuvo a punto de pagar la confianza con gol a los 26, cuando fue desde la izquierda hacia el centro, pasando entre cuatro rivales, y sacó un remate que salió pegado al poste derecho.


El Decano la batalló hasta el final y salió airoso de la complicada situación que le propuso la expulsión temprana de Carreras en el segundo tiempo. Ese juego aguerrido le permitió quedar con vida y esperar la revancha el próximo jueves en el José Fierro.


El ganador se enfrentará en la próxima instancia con Fénix de Uruguay o Huachipato de Chile.



Covid-D-200x200.gif